Addicta / Gestión y buenas prácticas ambientales

Las buenas prácticas ambientales son medidas sencillas y útiles que podemos adoptar tanto los trabajadores como las empresas de cara a reducir el impacto ambiental negativo de sus actividades. Son acciones que implican cambios en la organización y, fundamentalmente, en el comportamiento y los hábitos de las personas para disminuir riesgos ambientales, promover el ahorro de recursos y una gestión sostenible de la actividad empresarial. Para garantizar que estas prácticas tengan éxito y logren un cambio real es factor imprescindible que los trabajadores colaboremos y nos impliquemos, ya que conocemos “de primera mano” las actividades desarrolladas en nuestros centros de trabajo. La aplicación de buenas prácticas ambientales en nuestros lugares de trabajo nos revierte y beneficia directamente al reducir riesgos laborales y proteger nuestro entorno. La participación activa del personal es indispensable para conseguir una mejora continua del comportamiento ambiental: • Velando por el cumplimiento de la normativa ambiental y de los objetivos y planes de la política ambiental de nuestra empresa. • Proponiendo ideas y modificaciones, con vistas a lograr mejoras ambientales. • Informándonos y aplicando las buenas prácticas ambientales en nuestros puestos de trabajo. • Utilizando los recursos de manera responsable. Buenas prácticas ambientales CONTROL OPERACIONAL En el centro de trabajo usamos tanto agua y energía como diversas sustancias, materiales, equipos y maquinaria. Optimizar nuestro consumo de agua, energía y materiales, contribuirá a disminuir el impacto ambiental negativo de nuestra empresa y a atenuar la presión que la naturaleza soporta por el elevado consumo de recursos naturales y la contaminación y generación de residuos que ello conlleva. Consumo responsable de recursos naturales en las instalaciones

RkJQdWJsaXNoZXIy OTM0Nw==